Diagnostics

 

La preeclampsia, una complicación relacionada con el embarazo, es una de las principales causas de morbi-mortalidad fetal y materna, así como la primera causa de partos prematuros en todo el mundo. Habitualmente caracterizada por hipertensión y proteinuria a partir de la semana 20 de gestación y hasta 48 horas posparto en mujeres previamente normotensas  (1).

Existe hipertensión arterial (HTA) para valores ≥ 140/90 mmHg (2). Se define proteinuria como: la existencia de 300mg o más en orina de 24h o bien 30mg/dl en 2 muestras tomadas al azar. Si se utilizan tiras reactivas, se considera proteinuria una concentración de 2 cruces en 2 muestras de orina separadas por un intervalo de 2h (2)                                                                              

Existen diferentes tipos de PE, precoz (aparece antes de semana 34), tardía aparece después de la semana 34.En función de la gravedad, la PE se clasifica en severa o leve. La preeclampsia grave puede provocar restricción del crecimiento intrauterino (IUGR) del feto e insuficiencia renal o hepática, síndrome HELLP (hemólisis, enzimas hepáticas elevadas y plaquetas bajas) y convulsiones (eclampsia) en la madre. (3,4)

 

Epidemiología

La frecuencia de EHE (enfermedad hipertensiva asociada al embarazo) en España es del 2,23%; de ellas,el 1,1% corresponden a preeclampsia, el 0,4% a hipertensión crónica, el 0,3% a preeclampsia sobreañadida a hipertensión crónica y el 0,5% a hipertensión transitoria. La frecuencia de preeclampsia leve es 75% y la de la preeclampsia grave es de 25% según algunos estudios. La eclampsia, el trastorno más grave de los EHE, supone el 0,03% (5)

Un estudio posterior sobre EHE encontró una frecuencia del 2,59% (6)

Una historia familiar de PE predispone a padecer preeclampsia en mujeres de una misma familia. La diabetes, hipertensión, enfermedades y malformaciones renales o vasculares maternales predisponen a padecer EHE.
Según el Instituto Nacional de estadística en 2013, en España hubo 425.000.00 partos de los cuales 27.724 fueron partos pretérminos.
La incidencia de CIR (retraso de crecimiento intrauterino) encontrada en un estudio realizado en nuestro país fue 9,94%. De éstos, el 10,5% fueron pretérmino (7)

 

Manejo de  los trastornos hipertensivos del embarazo (8)

Ante el diagnóstico clínico de preeclampsia, se debe ingresar a la paciente para su correcta clasificación. Las pacientes con hipertensión gestacional y preeclampsia leve podrá realizar tratamiento ambulatorio.

A la paciente se le realizará una analítica que incluya:

Hemograma, pruebas de función renal, ionograma, encimas hepáticas, número de plaquetas, sedimento de orina, urocultivo y proteinuria en orina de 24 horas.

Además se deberá realizar una monitorización fetal para controlar de forma exhaustiva los fetos de las gestantes con hipertensión gestacional y preeclampsia, Las pruebas que se pueden emplear para el estudio del bienestar fetal son las siguientes:

  • Cardiotocografía (prueba basal).
  • Perfil biofísico: al diagnóstico y ante una prueba basal no reactiva.
  • Ecografía: para valoración del crecimiento fetal y del volumen de líquido amniótico (grado de recomendación A).
  • Doppler umbilical (grado de recomendación A).
  • Doppler fetal y uterino. La preeclampsia es una de las indicaciones para su realización, sobre todo en los casos asociados a crecimiento intrauterino retardado.
  • Amniocentesis: siempre que se considere necesaria la valoración del grado de madurez pulmonar.

 

A.- Control y tratamiento de la preeclampsia leve  

 El tratamiento inicial incluye: reposo relativo, dieta normocalórica, normoproteica y normosódica. No se pautará medicación hipotensora si se normaliza la PE y se efectuarán controles semanales.

  A.-1 Controles domiciliarios 

Se deberá medir la presión arterial (PA) y proteinuria cualitativa cada 24 h.

  A.-2 Controles en consulta o en el hospital de día (frecuencia semanal o cada 15 días)

Exploración obstétrica, PA, peso, prueba basal (CTG): cada 7-15 días desde la 28 semanas y semanal por encima de las 34 semanas.

Analítica: cada 15 días.

Ecografía-Doppler (Biometría e ILA (cada 15 días) y Doppler umbilical y fetal (cada 7-15 días)).

 

B.-Control y tratamiento de la preeclampsia grave

B.-1 En el ingreso:

• Control de la PA cada 5 min hasta la estabilización. Posteriormente, control de la PA cada 30 min.

• Exploración general que valore: nivel de conciencia, focalidad neurológica, fondo de ojo, edema pulmonar o  anomalías cardíacas, dolor epigástrico y/o en el hipocondrio derecho, presencia de hiperreflexia, grado de edema, presencia de petequias o puntos sangrantes y electrocardiograma.

  • Exploración obstétrica: tacto vaginal.
  • Cardiotocografía: prueba basal.
  • Control de la diuresis horaria y balance hídrico.
  • Estudio analítico: el anteriormente citado.
  • Ecografía (biometría fetal, ILA y Doppler umbilical, fetal y uterino).
  • Corticoterapía: entre las 24-34 semanas administrar betametasona 12 mg/24h durante 2días vía intramuscular.
  • Fluidoterapia anteparto.
  • Indicación de monitorización central si existe: Edema de pulmón, oliguria persistente, insuficiencia cardíaca e hipertensión grave refractaria.

 

B.-2 Controles posteriores.

 Diario: PA horaria, peso, balance de líquidos, proteinuria cualitativa, movimientos fetales, prueba basal, hemograma completo, función renal, enzimas hepáticas.

• 48 horas: Ecografía (ILA y Doppler umbilical y fetal).

• Dos veces por semana: sedimento, proteinuria cuantitativa, pruebas de coagulación y proteinograma.

• Quincenal: ecografía (biometría fetal).

• Amniocentesis para estudio de madurez pulmonar, si es necesario.

 

Utilidad de los marcadores angiogénicos sFlt-1 y PlGF

Indicación del ratio sFlt-1/PlGF:

  1. Ayuda en el diagnóstico de preeclampsia en conjunto con otra información diagnostica y clínica.
  2. Ayuda en la predicción de PE a corto plazo (rule-out and rule-in) en mujeres embarazadas con sospecha de preeclampsia en conjunto con otra información tanto diagnostica como clínica.

 

Bibliografía

(1)Fuster V. Epidemic of cardiovascular disease and stroke: The three main challenges.Circulation 1999; 99: 1132-1137
(2)Brown MA, Lindheimer MD, De Swiet M, Van Assche A and Moutquin JM. The classification and diagnosis of the hypertensive disorders of pregnancy: statement from the International Society for the Study of Hypertension in Pregnancy (ISSHP).Hypertens Pregnancy 2001, 20: IX-XIV
(3)Duley L, Meher S, Abalos E. Management of preeclampsia. BMJ 2006;332:463-8.
(4) Lain KY, Roberts JM. Contemporary concepts of the pathogenesis and management of preeclampsia. JAMA 2002;287:3183-3186
(5)  Comino R. Los estados hipertensivos del embarazo en nuestro país. Progr Obstet Ginecol. 1987;30:73–8.
(7) Incidencia y características epidemiológicas del crecimiento intrauterino restringido en el Hospital Universitario Reina Sofía Clin Invest Gin Obst. 2009 ;36(6):209–214
(6)Comino,R. Barahona, M. Bartha, J. Hipertensión y Embarazo. Cádiz: Servicio de Publicaciones. Universidad de Cádiz, 1995. 2000;183:S1-S23.
(8) Protocolos SEGO Trastornos hipertensivos del embarazo Prog Obstet Ginecol. 2007;50(7):446-55

    

Otros links:

http://www.sego.es/