Conoce a...

 

- ¿Qué podrías explicarnos de tu experiencia en Roche?

El último año y medio, desde mi incorporación a Roche, ha sido una de las experiencias más enriquecedoras que he vivido nunca. Desde el primer momento me convencí de que había encontrado el lugar donde debía estar. La empresa me acogió rápidamente como un miembro más y me sentí parte de un gran grupo de profesionales desde el primer día. Me siento verdaderamente afortunado de pertenecer a una empresa como Roche.
En estos meses he aprendido muchísimo, he descubierto facetas propias que desconocía que tenía. He ganado mucha seguridad en mi mismo. 

- ¿Qué recuerdas de tu incorporación en Roche?

Mis primeros días en Roche fueron muy fáciles. El proceso de selección fue bastante rápido. En cuestión de 15 días ya estaba incorporado en mi puesto de trabajo. Roche puso a mi disposición todo tipo de facilidades para la incorporación (traslados, alojamientos, etc) que hicieron mucho más sencillo el proceso. 

 

- ¿Qué podrías explicarnos de tu experiencia en Roche?

Llevo 20 años en la compañía, y es el periodo donde he llevado a cabo los proyectos más importantes de mi vida (construir una carrera profesional, construir un hogar, construir una familia).

He crecido a nivel profesional, desempeñando diferentes funciones en Ventas, en Marketing y en el Departamento Médico, pero sobre todo he crecido a nivel personal. El poder trabajar con fantásticos compañeros  y con clientes brillantes es, simplemente, un regalo, y una oportunidad infinita de mejora continua.

- ¿Qué recuerdas de tu incorporación en Roche?

Recuerdo un esfuerzo increíble de formación por parte de la empresa. También recuerdo sentirme muy arropada por mis compañeros en la Delegación de Ventas de Catalunya. 

Desde la primera semana intuí que era una empresa donde podía saciar mi necesidad de aprender, y donde podía quedarme para siempre sin sentir estancamiento, sin dejar de avanzar.

 

- ¿Qué podrías explicarnos de tu experiencia en Roche?

Entré en Roche en 2015 como especialista en software de coagulación. Trabajamos con un gran número hospitales, clínicas y centros de salud que tratan diariamente a pacientes con la ayuda de nuestro producto. A día de hoy sigo sorprendido del impacto que generamos directamente sobre estos pacientes para que puedan seguir correctamente su tratamiento. 

- ¿Qué recuerdas de tu incorporación en Roche?

Antes de entrar en la compañía, trabajaba en una consultora muy conocida donde lo importante era cuánto trabajo hacías. Al entrar en Roche me di cuenta que se daba mucha más importancia a cómo se hacen las cosas.

 

 

- ¿Qué podrías explicarnos de tu experiencia en Roche?

En Roche se respira un ambiente colaborativo y de innovación, donde todos y cada uno de los empleados tiene claro que sus tareas son para en un futuro poder mejorar la vida de los pacientes. Esa motivación es a la vez una responsabilidad, que los empleados de Roche aceptamos con gran honor desde nuestro primer día de trabajo. Como arquitecto de software tengo la suerte de poder influir en la dirección técnica que tomarán los proyectos y cómo encajarán en la visión global de Roche para los laboratorios de diagnóstico del futuro. Esa es mi responsabilidad, pero cada empleado de Roche desde su ámbito trabaja con el reto que afronta el poder mejorar la vida de personas con nuestro trabajo.

- ¿Qué recuerdas de tu incorporación en Roche?

El primer día de trabajo, Roche ofrece una sesión de ‘On-boarding’ donde se explica la filosofía de la empresa, los muchos beneficios que obtienes por ser empleado de Roche y se hace una visita al centro logístico. En el segundo día, ya me incorporé a mi puesto de trabajo donde tuve la acogida de mis compañeros de equipo y el manager. Durante la sesión con el manager, me habló sobre el proyecto y mi rol en el mismo. También me habló sobre el plan de desarrollo individual, trainings, y otros recursos que tenía a mi disposición para poder desarrollar mi carrera profesional en Roche. Ya había escuchado anteriormente que para muchas compañías lo más importante son las personas, pero en Roche los hechos lo confirman.