Aprovechamos nuestra experiencia para avanzar y desarrollar medicamentos innovadores para las personas que viven con enfermedades autoinmunes –más frecuentes que, por ejemplo, el cáncer–. Hasta la fecha, existen más de 80 enfermedades inmunes conocidas, que pueden variar mucho en cuanto a la gravedad de los síntomas y su frecuencia de aparición.

1

Los tratamientos actuales generalmente suprimen todo el sistema inmune, con los inmunosupresores tradicionales. Sin embargo, el sistema inmunitario suprimido ya no es capaz de reaccionar de forma eficientemente contra cuerpos extraños, como los patógenos, por lo que los pacientes pueden sufrir infecciones graves u otras enfermedades ante la falta de mecanismos de defensa adecuados.

Ante esta situación, nuestros esfuerzos se centran en la investigación para comprender la inmunidad innata y adaptativa, así como la inflamación impulsada por los tejidos. El enfoque de Roche es desarrollar tratamientos que, con suerte, puedan afinar (o modular) el sistema inmune, en lugar de suprimirlo. El reto es restaurar el equilibrio original (homeostasis) del sistema inmune, sin sobreexcitación y sin supresión completa. Esto debería traducirse en remisiones más duraderas y una mejor seguridad de los pacientes tratados.

2

Las enfermedades inmunitarias son complejas y están motivadas por el mal funcionamiento de múltiples vías inmunitarias. Nuestra estrategia es aprovechar nuestra creciente comprensión científica de estas vías inmunes para manipular selectivamente solo las implicadas en la sobrecarga de una determinada enfermedad.

Estas vías inmunitarias regulan el sistema inmunitario, como aceleradores o frenos, y pueden activar o bloquear nuestras reacciones inmunológicas. Por ello, si pudiéramos manipularlos con nuestros tratamientos novedosos de una manera muy refinada, bloquear los aceleradores o activar los frenos, podríamos restaurar el equilibrio saludable natural del sistema inmune.

Un ejemplo de nuestro enfoque de modulación de vía inmunitaria dirigida es nuestra iniciativa en el síndrome de Sjögren, una enfermedad reumatológica común que actualmente no cuenta con tratamientos disponibles.

3

Así, este área de especialidad se centra en ampliar las oportunidades de tratamiento y en mejorar la calidad de vida de los pacientes con enfermedades como la artritis reumatoide, la artritis juvenil, la arteritis de células gigantes, la esclerosis sistémica y la enfermedad inflamatoria intestinal (EII).

Algunas enfermedades autoinmunes comparten fisiopatología subyacente y existen evidencias de que algunas sinergias pueden proporcionar nuevas oportunidades de tratamiento. Pero esto conlleva más trabajo de investigación y desarrollo que es en lo que nos estamos volcando en Roche.