Carolina

Me deshice de mis muebles y redecoré

mi casa. Me vino fenomenal.

Carolina se ha sometido a diez cirugías.

Carolina es bogotana y viajó sola a España en 2002 para estudiar. Ha padecido cáncer de mama, en dos años se ha sometido a diez cirugías y aún le quedan dos para la reconstrucción de ambos pechos.

Durante su enfermedad, la Ley de Murphy actuaba contra ella.

La metástasis estaba presente desde el inicio. Era portadora de la mutación de los genes BRCA y tuvieron que amputarle las dos mamas. La operación no fue bien, los drenajes no funcionaron. La quimioterapia se retrasó porque la herida no cicatrizó bien y tuvo reacciones alérgicas.

Todo fueron problemas

La colocación del dispositivo que proporciona un acceso venoso para dar el tratamiento fue horrible: se pincha entre las costillas y las de Carolina estaban demasiado juntas. Y tras seis meses de quimioterapia tuvo que recibir también radioterapia.

“Fue un mazazo, no contaba con ello. Estaba agotada y tenía por delante un mes con 25 sesiones. Pero lo más duro fue cuando me vi por primera vez sin mamas. No estás preparada para que te amputen”

Carolina confiesa que la enfermedad le ha hecho madurar. Le ha enseñado a disfrutar del presente y a aprovechar cada momento con la gente a la que quiere.

“Mi marido fue mi mayor refugio, aunque él sea del Real Madrid y yo del Barça, y trabajamos en empresas que son competencia. No se separó de mí en ningún momento, ni en las sesiones de quimio y radio, ni en las citas médicas”.

“Mis suegros y cuñados me han apoyado y me han dado el cariño que he necesitado. Jugaba a las cartas y a juegos de mesa. Las horas de tratamiento se hacían más soportables”.

Carolina también pudo desconectar gracias a la decoración de su casa.

“Decidí deshacerme de los muebles que tenía y pasé el tratamiento mirando estanterías, pidiendo presupuestos, buscando materiales… Me vino fenomenal. También veía películas de miedo y confiesa que es fan del cine de terror. La saga Expediente Warren fueron un refugio en toda regla.

Carolina agradece a todo el equipo sanitario que llevó su caso. Su psicóloga Yolanda Morales fue una persona fundamental y también el equipo médico integrado por los doctores Manuel Albi y Pía Martín, la cirujana plástica Martina Marín y su oncólogo Alejandro Riquelme.

Comparte esta historia

Más Información sobre el cáncer de mama

Roche
Con la colaboración de
SEOM FECMA