Melanoma

Con una incidencia de más 6.000 casos al año, el melanoma es el cáncer de piel menos común pero más peligroso. La clave para evitarlo es la prevención y un seguimiento regular.

¿Qué es el melanoma?

El melanoma es un tipo de tumor que surge por la proliferación maligna de los melanocitos, células que producen melanina encargadas de dar color a la piel. Dentro de los tipos de cáncer de piel, es el menos frecuente pero el más peligroso, ya que tiene una mayor capacidad de propagación a otras partes del cuerpo si no se detecta y se trata a tiempo.

A pesar de ser el tipo de cáncer de piel menos frecuente, en España se diagnostican alrededor de 6.100 casos al año, con una incidencia que va en aumento en las últimas décadas.

Este aumento a lo largo de los últimos tiempos puede explicarse por el cambio de hábitos de la sociedad, al realizar más actividades de prolongada exposición solar, o al mayor uso de cabinas de bronceado. Por otro lado, la concienciación de la salud de la piel ha aumentado.

Aunque la exposición al sol es el mayor factor de riesgo del melanoma, no es el único. Existen diferentes factores que pueden influir en su aparición, como pueden ser la edad y el sexo (puede aparecer a cualquier edad, aunque más de la mitad de los casos aparecen a partir de los 55 años y es más frecuente en mujeres), el color de la piel y el cabello, siendo más frecuente en pieles claras, así como la presencia de lunares o nevus, que aumenta el riesgo de padecerlo cuanta más cantidad hay.

El melanoma puede desarrollarse en cualquier lugar, por lo que es vital controlar la piel de todo el cuerpo. En el caso de los hombres, las zonas más comunes son el pecho y la espalda, y en el caso de las mujeres, el área de las piernas. Para las personas con piel oscura, a menudo comienza en las manos, los pies y debajo de las uñas. Además, podrían aparecer en mucosas, aunque es mucho menos frecuente.

¿Cómo detectar el melanoma?

La detección precoz del melanoma puede llegar a marcar la diferencia en el pronóstico del mismo. Por ello, debemos identificar nuestros lunares, cómo son, dónde están ubicados, cómo van cambiando con el tiempo, etc. y es fundamental consultar al dermatólogo en caso de experimentar algún cambio, así como asistir a revisiones anuales.

Se aconseja revisar la piel en una habitación bien iluminada usando un espejo de cuerpo entero además de un espejo de mano para las áreas que son difíciles de ver. No debemos olvidar ninguna parte, incluidas las palmas y las plantas, el cuero cabelludo, las orejas, las uñas y la espalda. Si fuera necesario, siempre puedes pedir ayuda a un amigo o familiar.

Conocer el método del ABCDE del melanoma y “el mapa de lunares” de nuestro cuerpo, nos ayudará a detectar cambios en la apariencia o sensación de los lunares, y por tanto saber cuándo debemos acudir al especialista:

El melanoma metastásico

El melanoma metastásico es la forma avanzada de este tipo de cáncer de piel. En estos casos, el melanoma se ha extendido (metástasis) a otras zonas del cuerpo, como pueden ser los pulmones, el cerebro o el hígado.
Algunos de los síntomas que indican que el melanoma puede estar extendiéndose son:


Bultos en la piel

Ganglios linfáticos
inflamados

Dificultad
para respirar

Inflamación del
hígado o falta

de apetito

Dolor de huesos

Dolor de cabeza o
convulsiones

Pérdida de peso

Fatiga o sensación
de cansancio

Cuando el melanoma se ha extendido y provoca metástasis en el cuerpo, su abordaje pasa a ser más complejo. Si bien es cierto, los grandes avances en investigación e innovación en los últimos años y el tratamiento personalizado, están consiguiendo que el pronóstico sea cada vez más esperanzador.

¿Eres paciente?

Referencias
  1. Informe SEOM: Las cifras del cáncer en España 2021: https://seom.org/images/Cifras_del_cancer_en_Espnaha_2021.pdf