Noticia

13.09.2019

Satralizumab reduce significativamente el riesgo de brote en el trastorno del espectro de la neuromielitis óptica en el segundo ensayo clínico fase III

  • En el ensayo clínico fase III SakuraStar se demostró una reducción significativa del riesgo de brote del 55% a favor de satralizumab en monoterapia frente a placebo
  • La disminución de la tasa de brotes se situó en el 74% frente a placebo en pacientes con trastorno del espectro de la neuromielitis óptica con anticuerpos anti-aquaporina-4 (pacientes AQP4-IgG seropositivos)
  • El medicamento mostró un perfil de seguridad similar a placebo en dos estudios fase III con una amplia población
  • Satralizumab se dirige al receptor de la interleucina-6 (IL-6), un impulsor clave del trastorno del espectro de la neuromielitis óptica

Roche presentó hoy los resultados completos de un estudio pivotal fase III con Satralizumab en monoterapia para el trastorno del espectro de la neuromielitis óptica, una rara y debilitante enfermedad del sistema nervioso. Los resultados del estudio SAkuraStar, presentados durante el 35º congreso anual del Comité Europeo para el Tratamiento y la Investigación en Esclerosis Múltiple (ECTRIMS, por sus siglas en inglés), muestran que el fármaco en monoterapia consiguió una reducción del riesgo de brote del 55% en comparación con placebo para una amplia población representativa de los pacientes con trastorno del espectro de la neuromielitis óptica (RH 0,45, 95% IC: 0,23-0,89; p=0,0184). En el amplio subgrupo de pacientes seropositivos para el anticuerpo AQP4-IgG, el efecto fue mayor con una reducción del riesgo de recaídas del 74% (RH 0,26, 95% IC: 0,11-0,63; p=0,0014). Estos pacientes tienden a experimentar una evolución más grave de la enfermedad.

 

“Los resultados en fase III para Satralizumab, primero como tratamiento combinado y ahora como monoterapia, son emocionantes. Es importante destacar que Satralizumab ha alcanzado eficacia para un amplio número de pacientes con trastorno del espectro de la neuromielitis óptica. Satralizumab se dirige al receptor IL-6, ofreciendo un posible nuevo enfoque de tratamiento y ", ha asegurado el profesor Jeffrey Bennett, del departamento de Neurología y Oftalmología de la Universidad de Colorado. “Se necesita urgentemente la aprobación de nuevas opciones para esta enfermedad que hayan demostrado un perfil de seguridad y eficacia favorable en los ensayos clínicos controlados. Para los pacientes con trastorno del espectro de la neuromielitis óptica, una recaída puede significar la ceguera o una disfunción motora debilitante”, ha añadido.

 

Un 76,1% de la población global tratada con Satralizumab no tuvo recaída a las 48 semanas y el 72,1% no la tuvo a las 96 semanas, en comparación con el 61.9% y el 51.2% de los pacientes tratados con placebo, respectivamente. Los datos del subgrupo AQP4-IgG seropositivo mostraron que el 82,9% estaban libres de recaídas a las 48 semanas y el 76,5% a las 96 semanas cuando se trataban con Satralizumab, en comparación con el 55,4% y el 41,1% de los que recibieron placebo, respectivamente.

 

El trastorno del espectro de la neuromielitis óptica se asocia comúnmente con anticuerpos patógenos (AQP4-IgG) que atacan y dañan un tipo de célula específico, llamadas astrocitos, lo que da lugar a lesiones inflamatorias del nervio óptico, la médula espinal y el cerebro. Mediante el uso de una prueba de diagnóstico con biomarcadores, la mayoría de los pacientes con trastorno del espectro de la neuromielitis óptica se identifican como seropositivos AQP4-IgG.  No obstante, hasta un tercio de los pacientes con la enfermedad son seronegativos AQP4-IgG. Esta enfermedad a menudo se confunde en el diagnóstico con la esclerosis múltiple.

 

Satralizumab inhibe la señalización de IL-6, una glucoproteína que se cree que juega un papel clave en la inflamación producida por el trastorno del espectro de la neuromielitis óptica y que es la causa de los daños y la discapacidad producidos por la enfermedad. Las personas con este trastorno experimentan recaídas graves e impredecibles que causan directamente daño neurológico acumulativo y permanente.

 

“Aunque se describió por primera vez hace 125 años, la biología subyacente del trastorno del espectro de la neuromielitis óptica se ha entendido recientemente. Los resultados positivos de los estudios pivotales SAkuraStar y SAkuraSky respaldan la hipótesis de que IL-6 desempeña un papel clave en esta enfermedad devastadora que puede quitarle la independencia a quienes la padecen", ha explicado Sandra Horning, MD, chief medical officer y directora de desarrollo global de productos de Roche. “Estos resultados suponen un estímulo para nosotros y esperamos poder trabajar con las autoridades reguladoras en los próximos meses para poner Satralizumab al alcance de las personas con trastorno del espectro de la neuromielitis óptica lo antes posible", ha asegurado.

 

Los datos del estudio SAkuraStar se suman a los publicados previamente con Satralizumab en combinación con la terapia basal para pacientes con trastorno del espectro de la neuromielitis óptica. Los datos iniciales del estudio fase III SAkuraSky se presentaron en el 34º congreso ECTRIMS en 2018. Con ellos se demostró que Satralizumab en combinación con el tratamiento basal logró una reducción del 62% del riesgo de recaídas en la población general del estudio, tanto en la población representativa de pacientes AQP4-IgG seropositivos como en los AQP4-IgG seronegativos ( RH 0,38, IC del 95%: 0,16-0,88; p = 0,0184), frente a placebo junto al tratamiento basal y una reducción del 79% del riesgo de recaídas en pacientes AQP4-IgG seropositivos (RH 0,21, IC del 95%: 0,06-0,75; p = 0,0086).

 

En general, la proporción de pacientes con eventos adversos graves fue similar en los grupos tratados con placebo y en los que recibieron Satralizumab en monoterapia en el estudio SAkuraStar; y también entre quienes recibieron Satralizumab agregado al tratamiento basal y quienes fueron tratados con placebo agregado a la terapia basal en el estudio SAkuraSky. Se observó una menor tasa de infecciones (incluidas infecciones graves) en pacientes tratados con satralizumab en comparación con el grupo placebo. En ambos estudios, la mayoría de los eventos adversos fueron de leves a moderados y los más comunes en el grupo satralizumab fueron infecciones del tracto urinario e infecciones del tracto respiratorio superior en el estudio SAkuraStar e infecciones del tracto respiratorio superior, nasofaringitis (resfriado común) y dolor de cabeza en el estudio SAkuraSky. Los análisis de seguridad continúan en los estudios de extensión abiertos SAkuraStar y SAkuraSky.

 

Los datos disponibles en los dos ensayos clínicos aleatorizados controlados fase III sugieren que Satralizumab podría ser una opción eficaz para los pacientes, en una amplia población con trastorno del espectro de la neuromielitis óptica, tanto en monoterapia como en combinación con el tratamiento basal. Satralizumab se administra cada cuatro semanas mediante inyección subcutánea, lo que puede ser una opción cómoda para pacientes y cuidadores.

 

El estudio SAkuraStar reclutó a 95 pacientes con trastorno del espectro de la neuromielitis óptica de entre 20 y 70 años y SAkuraSky reclutó a 83 pacientes, incluidos adolescentes, de 13 a 73 años. Estos estudios representan uno de los mayores programas de desarrollo clínico realizados para esta enfermedad rara.

Sobre SAkuraStar y SakuraSky

SAkuraStar es un estudio fase III, multicéntrico, aleatorizado, doble ciego, controlado con placebo para evaluar la eficacia y la seguridad de Satralizumab administrado en monoterapia a pacientes con trastorno del espectro de la neuromielitis óptica. El objetivo primario del estudio es el tiempo hasta el primer brote definido por el protocolo (RDP), analizado por un comité de revisión independiente en el período doble ciego. Los criterios de valoración secundarios incluyeron la escala visual analógica del dolor (EVA) y la puntuación en la escala de la Evaluación Funcional para el Tratamiento de Enfermedades Crónicas Fatiga - (FACIT-F).

 

Noventa y cinco pacientes de edades comprendidas entre 20 y 70 años fueron asignados al azar a cualquiera de los siguientes dos grupos de tratamiento en una proporción de 2:1: Satralizumab (120 mg) o placebo. Ambos tratamientos se administraron por vía subcutánea en las semanas 0, 2 y 4. El tratamiento posterior se continuó a intervalos de 4 semanas. El período de tratamiento doble ciego terminó cuando el número total de RDP había alcanzado 44 o 1,5 años después de la inscripción del último paciente, lo que ocurriera primero. Después de experimentar una PDR o al finalizar el estudio, a los pacientes de ambos grupos se les ofreció tratamiento con Satralizumab en un período de extensión abierto. Se incluyeron pacientes con neuromielitis óptica AQP4-IgG seropositivos o seronegativos (neuromielitis óptica, según lo definido por los criterios de diagnóstico en 2006) y aquellos con trastornos del espectro de la neuromielitis óptica AQP4-IgG seropositivos.

 

SAkuraSky es un estudio fase III, multicéntrico, aleatorizado, doble ciego, controlado con placebo para evaluar la eficacia y seguridad de Satralizumab agregado al tratamiento inmunosupresor basal en pacientes con trastorno del espectro de la neuromielitis óptica. El objetivo primario del estudio fue el tiempo hasta el primer brote según lo establecido por un comité de revisión independiente en el período doble ciego. Los criterios de evaluación secundarios incluyeron el cambio en la puntuación VAS para el dolor y el cambio en la puntuación FACIT para la fatiga.

 

Ochenta y tres pacientes de ambos sexos y de edades comprendidas entre 13 y 73 años fueron asignados al azar a cualquiera de los siguientes dos grupos de tratamiento en una proporción 1:1: Satralizumab (120 mg) o placebo agregado al tratamiento inicial (azatioprina, micofenolato mofetilo y/o corticosteroides). Ambos tratamientos se administraron por vía subcutánea en las semanas 0, 2 y 4. El tratamiento posterior se continuó a intervalos de 4 semanas.  El tratamiento doble ciego terminó cuando los pacientes experimentaron una RDP; el estudio finalizó cuando el número total de RDP llegó a 26. Después de experimentar una RDP o al finalizar el estudio, a los pacientes de ambos grupos se les ofreció tratamiento con Satralizumab en un período de extensión abierto. Se incluyeron pacientes con neuromielitis óptica AQP4-IgG seropositivos o seronegativos (neuromielitis óptica, según lo definido por los criterios de diagnóstico en 2006) y aquellos con trastornos del espectro de la neuromielitis óptica AQP4-IgG seropositivos.

 

Sobre el trastorno del espectro de la neuromielitis óptica

El trastorno del espectro de la neuromielitis óptica es una enfermedad autoinmune rara, debilitante del sistema nervioso central y crónica que daña principalmente el (los) nervio (s) óptico (s) y la médula espinal, causando ceguera, debilidad muscular y parálisis. Las personas que la padecen experimentan recaídas impredecibles y graves que causan directamente daño neurológico y discapacidad acumulativos y permanentes. En algunos casos, la recaída puede provocar la muerte. Afecta a más de 10.000 personas en Europa, 15.000 personas en Estados Unidos y hasta cientos de miles de personas en todo el mundo. La enfermedad es más común entre las mujeres no caucásicas de entre 30 y 40 años.

 

El trastorno del espectro de la neuromielitis se asocia comúnmente con anticuerpos patógenos (AQP4-IgG) que atacan y dañan un tipo de célula específico, llamadas astrocitos, lo que da lugar a lesiones inflamatorias del nervio óptico, la médula espinal y el cerebro. Los anticuerpos AQP4-IgG son detectables en el suero sanguíneo de alrededor de dos tercios de los pacientes con la enfermedad.

 

Aunque la mayoría de los casos se pueden confirmar mediante una prueba de diagnóstico, a menudo los pacientes son diagnosticados erróneamente de esclerosis múltiple. Esto se debe a las características superpuestas de los dos trastornos, incluida una mayor prevalencia en las mujeres, síntomas similares y el hecho de que ambas son afecciones basadas en recaídas.

 

Acerca de Satralizumab

Satralizumab es un anticuerpo monoclonal humanizado en investigación que representa un enfoque novedoso para el tratamiento del trastorno del espectro de la neuromielitis óptica. Se cree que la citoquina IL-6 es un controlador clave de esta enfermedad, desencadenando la cascada de inflamación, lo que conduce a daños y discapacidad. Los resultados positivos de los estudios fase III para Satralizumab, tanto en monoterapia o como complemento a la terapia inmunosupresora basal, sugieren que la inhibición de IL-6 puede ser un enfoque terapéutico eficaz para tratar el trastorno del espectro de la neuromielitis óptica.

El programa de desarrollo clínico fase III para Satralizumab incluye dos estudios: SAkuraSky, que estudió el fármaco en combinación con el tratamiento inmunosupresor basal, y SAkuraStar, que probó la eficacia y seguridad de Satralizumab en monoterapia.

Satralizumab ha sido designado como medicamento huérfano en Estados Unidos y Europa. Además, la agencia americana del medicamento (FDA, por sus siglas en inglés) le otorgó la designación de terapia innovadora para el tratamiento del trastorno del espectro de la neuromielitis óptica en diciembre de 2018.

 

Roche en neurociencias

Las neurociencias son una de las principales líneas de investigación y desarrollo de Roche. El objetivo de la compañía es desarrollar nuevas alternativas terapéuticas basadas en la biología del sistema nervioso con el fin de ayudar a mejorar la vida de las pacientes con enfermedades crónicas potencialmente devastadoras. La línea de desarrollo clínico de Roche abarca más de una docena de fármacos en investigación para enfermedades como Esclerosis Múltiple, Atrofia Muscular Espinal, trastorno del espectro de Neuromielitis Óptica, Alzhéimer, enfermedad de Huntington, Parkinson, Distrofia Muscular de Duchenne y Autismo.

 

Acerca de Roche

Roche es una empresa internacional, pionera en la investigación y el desarrollo de medicamentos y productos para el diagnóstico con el fin de hacer avanzar la ciencia y mejorar la vida de las personas. La potencia combinada de la integración farmacéutica-diagnóstica bajo un mismo techo ha convertido a Roche en el líder de la medicina personalizada, una estrategia orientada a proporcionar a cada paciente el mejor tratamiento posible. Roche es la mayor empresa biotecnológica del mundo, con medicamentos auténticamente diferenciados en las áreas de oncología, inmunología, enfermedades infecciosas, oftalmología y neurociencias. Roche también es el líder mundial en diagnóstico in vitro y diagnóstico histológico del cáncer, y se sitúa a la vanguardia en el control de la diabetes. Fundada en 1896, Roche busca mejores vías de prevenir, diagnosticar y tratar las enfermedades, así como de contribuir al desarrollo sostenible de la sociedad. La compañía también tiene como objetivo mejorar el acceso de los pacientes a las innovaciones médicas trabajando con todas las partes interesadas pertinentes. La Lista de Medicamentos Esenciales de la Organización Mundial de la Salud contiene 29 medicamentos desarrollados por Roche, entre ellos antibióticos, antipalúdicos y medicamentos contra el cáncer que salvan vidas. Por octavo año consecutivo, Roche ha sido reconocida en los Índices de Sostenibilidad Dow Jones (DJSI) como la empresa más sostenible del grupo Industria farmacéutica, Biotecnología y Ciencias de la vida. El Grupo Roche tiene la sede central en Basilea (Suiza) y está presente operativamente en más de 100 países. En el año 2016, daba empleo a más de 94 000 personas, invirtió 9900 millones de CHF en I+D (investigación y desarrollo) y sus ventas alcanzaron la cifra de 50 600 millones de CHF. Genentech (Estados Unidos) es un miembro de plena propiedad del Grupo Roche. Roche es el accionista mayoritario de Chugai Pharmaceutical (Japón). Para más información, consulte la página www.roche.com.

Todas las marcas comerciales mencionadas en este comunicado de prensa están protegidas por la ley.

Para más información:

www.roche.es l www.rochepacientes.es I Síguenos en Twitter Roche_spain y en Youtube Roche

 

Clara Castaño

Departamento Comunicación Roche Farma España  
Tlf. 91 324 81 00  
spain.comunicacion@roche.com