Noticia

02.06.2020

Nueve de cada diez oncólogos y hematólogos tuvieron que cancelar o posponer consultas debido al COVID-19

  • Una encuesta internacional impulsada por Roche, en la que participaron especialistas españoles, refleja el enorme impacto que la pandemia tuvo sobre la actividad asistencial en oncología a finales de marzo y principios de abril
  • Los especialistas consideraron que el incremento de las consultas virtuales y del uso de herramientas digitales no compensan completamente la pérdida de actividad asistencial

 

Madrid, 2 de junio de 2020. La pandemia de COVID-19 tuvo un importante impacto en la asistencia a los pacientes de cáncer durante los momentos de mayor progresión de las infecciones por el nuevo coronavirus. Así lo refleja una encuesta internacional online impulsada por Roche y realizada entre el 26 de marzo y el 2 de abril en la que participaron 350 oncólogos y hematólogos de Estados Unidos, Canadá y Europa, entre ellos 42 españoles (21 oncólogos y 20 hematólogos).

Según los resultados de la encuesta, el 92% de los especialistas (90% en España) se vieron obligados a posponer o cancelar consultas debido a la pandemia en aquellos momentos. Además, el 64% reconocieron que habían tenido que posponer o cancelar intervenciones quirúrgicas. Esta reducción de la actividad asistencial presencial se vio parcialmente compensada por el incremento de las consultas virtuales y telefónicas, que crecieron en un 44% (65% entre los consultados en España). Aun así, los especialistas vieron reducirse en un 40% el volumen de pacientes atendidos, según los resultados de la encuesta, realizada por la consultora Instar.

Por otro lado, el 84% de los participantes (porcentaje que se eleva al 95% entre los especialistas españoles) se mostraron “muy preocupados” por el impacto del COVID-19 en la actividad asistencial, sobre todo en forma de retrasos en el acceso a los tratamientos, posibles cambios en el tratamiento de elección o riesgos a los que se podían exponer los pacientes inmunodeprimidos.

De hecho, el retraso en el inicio de los tratamientos se observó en el 25% de los pacientes en general y en el 36% en el caso de España, mientras que el 21% de los pacientes (32% en España) sufrieron interrupciones de tratamientos en marcha.

Preocupación de los pacientes

En lo que se refiere a los pacientes, en aquellos momentos el 89% (el 93% en España) expresaron a sus especialistas de forma espontánea su preocupación por la situación generada por la pandemia de COVID-19, mientras que el 41% (el 46% en España) cancelaron consultas.

Los problemas a la hora de que los pacientes de cáncer pudieran acceder a test diagnósticos para determinar la presencia del nuevo coronavirus también fueron motivo de preocupación para los especialistas, que en su mayoría (56%) consideraban conveniente que sus pacientes pudieran someterse a una prueba diagnóstica para determinar la presencia o no del virus. En este sentido, el 67% (73% en España) expresaron su preocupación ante los problemas para acceder a los test.

Por otro lado, los especialistas participantes consideraron que el 59% de sus pacientes de cáncer estaban expuestos a sufrir una enfermedad grave si llegaban a infectarse con el nuevo coronavirus, lo que en el 58% de los casos motivó cambios en el seguimiento de los mismos.