Farmacovigilancia es el proceso de vigilancia permanente de los medicamentos, especialmente tras su aprobación por parte de las autoridades sanitarias. Desde un punto de vista etimológico, el término farmacovigilancia tiene un doble origen. Por un lado, proviene de la palabra griega “pharmakeia” utilizada para fármacos, medicinas y remedios; por otro, vigilancia procede de “vigilantia” que significa vigilia y mirada atenta en latín.

La farmacovigilancia ayuda a garantizar la seguridad de los pacientes

En Roche la seguridad de los pacientes es la prioridad máxima. Por ello, y con el fin de garantizar que todos los productos sean eficaces y seguros, disponemos de un sistema de farmacovigilancia diseñado para optimizar la seguridad del paciente durante todo el ciclo de vida de un medicamento. Nuestra prioridad es asegurarnos de que los beneficios terapéuticos del medicamento superen sus posibles riesgos.

Los estudios de los medicamentos que se realizan desde la industria farmacéutica cobran forma a través de los ensayos clínicos, pero cuando un fármaco es aprobado y se usa en la vida real, es cuando ya podemos obtener más información sobre su seguridad a largo plazo.

El motivo es muy sencillo: es en ese momento cuando los medicamentos ya alcanzan a una población más amplia y más diversa, y a pacientes con circunstancias muy diferentes, que pueden estar padeciendo otras enfermedades o estar recibiendo otros tratamientos. Dicho de otro modo, todas estas situaciones y casuísticas pueden dar pie a la detección de reacciones adversas que no se pudieron conocer previamente porque los ensayos clínicos se realizan obviamente en grupos de personas mucho más pequeños.

¿Quién forma parte de la farmacovigilancia?

La farmacovigilancia es cosa de todos. Se trata de una responsabilidad compartida por las autoridades sanitarias, por la industria farmacéutica, por los profesionales sanitarios y por los propios ciudadanos. El éxito de la farmacovigilancia reside en la colaboración de todas las partes involucradas.

La farmacovigilancia es un trabajo en equipo del que forman parte profesionales médicos, la industria farmacéutica y los ciudadanos

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios recibió en 2019* casi 38.000 notificaciones de sospechas de reacciones adversas a medicamentos ―la tasa de notificación global se estima en 80 casos por cada 100.000 habitantes―. Y, de estos, el 62% proviene de la industria farmacéutica y el 38% tiene su origen en los Centros Autonómicos de Farmacovigilancia. Estos dos, a su vez, reciben las notificaciones por parte de un variopinto espectro de “actores”: la mayor parte (67%) las realizaron profesionales médicos ; el resto provienen de los profesionales farmacéuticos (21%), de la ciudadanía (6%), de los profesionales de enfermería (4%) y de profesionales sanitarios no especificados (1%).

*Informe de actividad del Sistema Español de Farmacovigilancia de Medicamentos de Uso Humano (SEFV-H) del año 2019.

En Roche somos muy conscientes de que nuestros empleados (más de 90.000 en todo el mundo) han de asumir también una responsabilidad en este trabajo en equipo, en esta labor de farmacovigilancia.

Y por ello tienen que mantenerse constantemente actualizados de todos los temas relacionados con este ámbito a través de unas formaciones anuales obligatorias sobre todos los procesos que hay que seguir para la notificación de acontecimientos adversos.

Podcast sobre farmacovigilancia

Vídeos sobre farmacovigilancia

¡Notifícalo!
Descubre cómo puedes contribuir a la seguridad de los medicamentos.

Trabajo en equipo
La detección de reacciones adversas es un trabajo de todos.

Seguridad
Datos sobre las notificaciones de reacciones adversas a medicamentos.

Cerrar