¿Cuáles son los beneficios del deporte en una persona con hemofilia?

 

Jaime es el menor de tres hermanos con hemofilia. Al ser preguntado por su infancia, la recuerda llena de limitaciones y de no poder hacer deporte. Y en un primer momento, también de desconocimiento, ya que sus padres no conocían nada de la hemofilia antes del diagnóstico que sus hermanos habían recibido de esta misma enfermedad.

Esa desinformación, junto con la sobreprotección que recibió, le llevó a vivir una vida limitada por su enfermedad, tanto en el colegio como en su vida social: absentismo escolar debido a hospitalizaciones, pérdidas de viajes con amigos o abandono de actividades deportivas eran una constante en su día a día.

 

Un buen día Jaime acudía a una revisión cotidiana al Hospital Universitario La Paz. Y, sin él saberlo, aquella sesión iba a suponer un antes y un después en el abordaje de su enfermedad. "¿Puedo empezar a hacer deporte?”

¿Por qué hacer deporte?

 

Por entonces existía ya mucha más información sobre la hemofilia y la respuesta del equipo médico fue diferente a la que había recibido en muchas otras ocasiones. El deporte es beneficioso para las personas con hemofilia ya que fortalece las articulaciones y ayuda a mantener un peso saludable.

Con enfermedades crónicas como la hemofilia, existen muchos límites, pero superar barreras supone una motivación. Y así fue como Jaime poco a poco comenzó a hacer ejercicio, superar sus miedos con un plan individualizado para evitar riesgos, y sumar kilómetros y pruebas como el #RetoLaGota de la Asociación de Hemofilia de la Comunidad de Madrid (AsheMadrid)

¡Inspírate con el testimonio de Jaime!

 

Contenidos relacionados

¿Eres paciente?