Metamorfopsia: qué es y cómo se trata

La metamorfopsia es una alteración visual donde las líneas rectas se distorsionan u ondulan, afectando la percepción del entorno. Este síntoma se presenta en diversas enfermedades oculares, como la DMAE y el desprendimiento de retina, así como en algunos trastornos neurológicos. El tratamiento depende de la patología subyacente, siendo esencial su diagnóstico preciso.

¿Qué es la metamorfopsia?

Cuando los pacientes refieren que ven distorsionadas u onduladas las líneas rectas de algunos objetos que se encuentran en su campo visual, están describiendo un síntoma que los oftalmólogos llaman metamorfopsia. Está presente en muchas enfermedades visuales, y también en enfermedades que alteran el funcionamiento del sistema nervioso. Estas enfermedades afectan a la retina, y algunos ejemplos son el desprendimiento de retina, el edema macular diabético y no diabético o la degeneración macular asociada a la edad (DMAE)1,2

Como dato curioso, la metamorfopsia forma también parte de una condición llamada Síndrome de Alicia en el País de las Maravillas. En este síndrome, que puede ser consecuencia de traumatismos craneoencefálicos o de diversas enfermedades que afecta al cerebro, los pacientes tienen alterada hasta tal punto la visión, que parecen estar viviendo dentro de la obra de Lewis Carroll, Alicia en el País de las Maravillas. Suele ser una condición transitoria y los enfermos, además de las alteraciones de la visión, pueden padecer ataques epilépticos, fuertes dolores de cabeza, pérdida de la noción del tiempo, incluso pérdida de la noción de su propio cuerpo3.

¿Cuáles son las causas de la metamorfopsia?

No está muy claro cuáles son las alteraciones en los ojos que producen la visión distorsionada que llamamos metamorfopsia.

La retina es un tejido sensible a la luz que recubre el interior del globo ocular. Su misión es recoger las imágenes y transmitirlas en forma de señales eléctricas a través del nervio óptico, hasta el cerebro, que es donde se interpretan. Lo que sí se sabe es que, para percibir correctamente los objetos, es necesario que las capas interna y externa de la retina estén correctamente alineadas, algo que no sucede en los pacientes con metamorfopsia. Pero esto es sólo una hipótesis. También se piensa que el problema puede estar en una mala transmisión de la imagen de la retina hasta el cerebro, incluso en este mismo, que podría formar una imagen distorsionada a partir de una imagen correcta captada y enviada por la retina2.

Por su parte, la retina es una capa de miles de células, cada una de las cuales está encargada de captar una parte de la imagen. Estas células están programadas para coordinar lo que captan con lo que están captando las células de alrededor. Además, todas ellas están orientadas al centro del cristalino (la lente del ojo por la que entra la luz al globo ocular). Esta coordinación y orientación es la responsable de que el sujeto vea las imágenes sin distorsión y correctamente alineadas en el campo visual. En el caso de la metamorfopsia, las células están desalineadas, por lo que la captación de cada una interfiere con la de las de su alrededor, lo que da lugar a una distorsión de la percepción visual2.

Metamorfopsia y DMAE

Hay dos tipos de DMAE, la llamada DMAE seca (en la que aparecen drusas o acúmulos de residuos en el fondo del ojo), más leve; y la DMAE húmeda (caracterizada por la aparición de vasos sanguíneos defectuosos en el fondo del ojo), más avanzada y grave. La metamorfopsia puede aparecer en ambos tipos, pero es más frecuente en la húmeda. Se cree que la DMAE seca, las drusas pueden generar pequeños desprendimientos en el fondo del ojo. Esto alteraría la estructura de la retina y provocaría la aparición de metamorfopsia2.

En cambio, en la DMAE húmeda, el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos defectuosos forma una maraña que acaba por alterar la estructura de la retina, desalineando los receptores, causando la metamorfopsia2.

¿Cuál es la sintomatología de la metamorfopsia?

La metamorfopsia se puede apreciar antes incluso de que aparezcan las alteraciones visibles en el fondo de ojo. Aunque la principal característica es la deformación u ondulación de las líneas verticales u horizontales, algunos pacientes la describen como una vibración o inestabilidad de la imagen. Esto se debe probablemente a los intentos del ojo por enfocar la visión, realizando pequeños movimientos inconscientes1,4.

La metamorfopsia provoca también cambios en la percepción del tamaño y la forma de los objetos. Ce conoce como micropsia cuando el paciente aprecia los objetos con un tamaño inferior al real, mientras que la macropsia tiene el efecto contrario, pareciendo los objetos más grandes de lo que realmente son1,4.

Además, las alteraciones provocadas por la metamorfopsia pueden afectar también al reconocimiento de las letras. Esto genera dificultades para leer en los pacientes, lo que disminuye significativamente su calidad de vida5.

Entre los factores de riesgo no modificables el primero, lógicamente, es la edad. Los investigadores además han identificado ciertas alteraciones genéticas causantes de la DMAE. También es clave la raza, siendo una enfermedad más frecuente en los europeos que en los asiáticos, con mayor frecuencia de DMAE húmeda en personas de raza caucásica que en las de raza hispana o negra1,2,4.

¿Cómo se trata la metamorfopsia?

En realidad, la metamorfopsia no es una enfermedad, sino que se trata de un síntoma presente en diversas enfermedades tanto visuales como del sistema nervioso. Por tanto, no tiene un tratamiento concreto, sino que su mejoría dependerá de la eficacia del tratamiento de la enfermedad que la causa. En este sentido, algunos médicos utilizan la mejora de la metamorfopsia como una forma de medir la eficacia del tratamiento de la enfermedad que la ha causado1.

En oftalmología es frecuente la realización de la vitrectomía para el tratamiento de diversas enfermedades de la retina. Consiste en la extracción del humor vítreo (sustancia gelatinosa que ocupa la parte posterior del globo ocular), esto facilita la curación de varios tipos de enfermedades como el desprendimiento de retina, los agujeros maculares o la retinopatía diabética. Una consecuencia positiva de esta intervención es que suele mejorar la capacidad visual del paciente, normalmente acompañada por una disminución de la metamorfopsia6.

Bibliografía:

1. Midena E, Vujosevic S. Metamorphopsia: An Overlooked Visual Symptom. Ophthalmic Research. 2015;55(1):26-36. doi:10.1159/000441033

2. Hanumunthadu D, Lescrauwaet B, Jaffe M, et al. Clinical Update on Metamorphopsia: Epidemiology, Diagnosis and Imaging. Curr Eye Res. 2021;46(12):1777-1791. doi:10.1080/02713683.2021.1912779

3. Liebana S. Síndrome de Alicia en el País de las Maravillas como pródromo de faringoamigdalitis estreptocócica. Rev Neurol. 2016;62(6):284-286.

4. Chen Q, Liu Z xia. Idiopathic Macular Hole: A Comprehensive Review of Its Pathogenesis and of Advanced Studies on Metamorphopsia. J Ophthalmol. 2019;2019:7294952. doi:10.1155/2019/7294952

5. Wiecek E, Dakin SC, Bex P. Metamorphopsia and letter recognition. J Vis. 2014;14(14):1. doi:10.1167/14.14.1

6. Tayyab Bhatti M, Sandinha MT. The impact of surgery on self-reported metamorphopsia and vision-related quality of life in patients with an idiopathic full-thickness macular hole. 2022;6(1):41-49. doi:10.18573/bsdj.237

Más historias de

Ver todas las historias
Miradas Únicas

Más áreas terapéuticas

Ver todas las áreas terapéuticas

El contenido de esta página web, responsabilidad de Roche Farma, S.A.U y Roche Diagnostics, S.L.U, está dirigido a usuarios residentes en España. No tiene como finalidad proporcionar asesoramiento médico, sobre diagnóstico o tratamiento. Para cualquier opinión médica, acuda a un profesional sanitario.

ContactoLocalizaciónCanal del informantelinkedinfbtwitterIGyoutubeSobre RocheQué hacemosActualidadPolítica de privacidadAviso legalTérminos y condicionesCookies